Golf y Safari en Sudafrica

Posted by:Sapphire

“Cuidado con Sudáfrica” escuché varias veces antes de tomar el vuelo a Cape Town, como primera toma de contacto con este país. Lo que no entendí hasta el momento en el que aterricé, fue que el “tener cuidado” se refería no a su seguridad, si no a enamorarme de su ciudad. De sus viñedos. De su gente. De sus campos de golf y opciones de safari. Del tiempo tan agradable de primavera, o de la comida de calidad a un precio imbatible. Sudáfrica estará siempre en el radar a la hora de buscar vuelos para hacer una nueva escapada.

 

Tuve la suerte de viajar por la Garden Route, jugando en algunos de los mejores campos de golf del mundo, el pasado abril 2018. Sudáfrica no solo ofrece campos que están considerados entre los Top 100 del mundo según Golf Digest, con diseñadores como Jack Nicklaus, Ernie Els o Gary Player, si no que también aporta riqueza a todo aquel que la visita a través de la experiencia mágica que se vive.  

Una comida en los Jardines de Babylonstoren. Un paseo por V&A Waterfron de Cape Town. Un galope por la playa de Noordhoek. ¡Una cata de vinos en el viñedo de Ernie Els! Hacer un hoyo en uno en el pequeño par 3 mientras disfrutas de una cata no tiene precio. Especialmente si además te regalan una de sus botellas de regalo al hacerlo. 

 

 

¿Qué más? 

Un road trip hasta la playa de los pingüinos por Victoria Road- impresionante por sus acantilados. Y seguir conduciendo hasta el punto MÁS al SUR del mundo como es el Cabo de Buena Esperanza. Más catas de vino y paseos por Stellenbosch, o los tiburones blancos de Hermanus - al igual que el avistamiento de ballenas. ¿Y el paseo en helicóptero por todo Cape Town? ¿o el teleférico hasta Table Mountain? Continuamos la Garden Route hasta George y Knysna... bru tal. Sus acantilados. Su pueblo de pescadores. Sus campos de golf de Arabella, Fancourt, Pezula, Pichola... Cada cual mejor. La piscina cascada de Arabella. Las villas de Pezula. 

    

 

 

Las escalas en Dubai son un Highlight del viaje  

No quisiera continuar poniendo la miel en los labios con el destino, sin antes hablar de la maravillosa escala que viví a mitad de camino. “Big shot-out” a Emirates Airlines, por ser una aerolínea de primera, y por brindarme la oportunidad de conocer Dubai. A menudo pensamos que las escalas son un incordio, cuando en realidad, una escala planeada con tiempo puede ser una auténtica experiencia. Tras aterrizar en Dubai después de un vuelo muy cómodo, con todo tipo de películas y opciones de entretenimiento, además de asientos amplios y cómodos, tomé un Uber y en cuestioón de 15 minutos llegaba al Dubai Golf Creek and Yatch Club. ¡Qué lugar!

Jugué con dos ingleses encantadores y después de una ducha en los vestuarios tan agradables, continué con el viaje con destino a Sudáfrica.

 

 

Sudáfrica es una maravilla de destino ya que lo tiene absolutamente “casi” todo, excepto por nieve y últimamente, agua. Ciudad del Cabo es una fantástica ciudad ya que los zares (su divisa) nos hacen sentir a los europeos mejor por invertir menos. El cambio de divisa nos favorece y los restaurantes son de excelente calidad.

¡Muchas gracias a mi gran amigo Carl por organizar un viaje tan fantástico! ¡Qué gran oportunidad para conocer un destino nuevo, campos de golf maravillosos, agentes de viaje de diferentes partes del mundo, y vivir mi primera experiencia de safari!

 

Los hoteles de Cape Town  

El primer hotel en el que estuvimos fue el Hilton: Localización acertada. Servicio muy bueno. En una zona cómoda para andar por las ideales calles de Cape Town, cerca también de las casas de colores. No obstante, Cape Town no es la ciudad más segura para andar a solas por la noche. Después de disfrutar de la piscina del hotel y de un cocktail de bienvenida, qué mejor que inaugurar el viaje con una cena espectacular en el Restaurante Gold! No es exactamente el tipo de hotel al que nos gusta llevar a nuestros clientes, ya que preferimos los boutique con encanto. Pero su piscina es estupenda. 

 

El Restaurante Gold: Está situado a pocas calles de Water Front. Tiene un ambiente muy divertido y la comida es auténtica. ¿Lo mejor? La experiencia de vivir la música en directo. Los locales nos enseñaban a tocar los tambores durante el aperitivo. ¿Aún no he mencionado el vino Sudafricano? … ¡Bendito Pinotagge! Cómo decir que no. El primer día fue espectacular, ya que empezamos viendo Cape Town desde el cielo. ¡Llegamos hasta la Isla de Nelson Mandela! ....Ay las turbulencias. 

 

Después subimos a Table Mountain, y las vistas eran incluso más bonitas. 

Jugar un campo de Jack Nicklaus es siempre una experiencia 

 

La primera vuelta de golf fue en el fantástico Pearl Valley. Un campo a 20 minutos de la ciudad, al que llegamos después de atravesar viñedos y montañas maravillosas, tras rodear Table Mountain. El campo es un diseño de Jack Nicklaus. ¡Tiene motos Harley para ir por el campo!. Gracias a Jess, mi buen amigo de Copenhage- Nordic Golf, por emocionarme y dejar que se rompiera mi iphone. No le di mucha importancia ya que el día era realmente perfecto. El campo es impecable.

 

El segundo hotel en el que estuvimos fue el Radisson Blu de Water Front. Muy cómodo por estar walking distance del Mall de V&A (Victoria & Alfred), donde están todas las tiendas, restaurantes, y atracciones turísticas, como las focas, el puente de Nelson Mandela, el Acuario o incluso la noria, a la que mi amiga rusa y yo bautizamos como “Cape Town Eye”.

El hotel está inspirado en la forma de un buque trasatlántico. Los ascensores son de cristal y las habitaciones con vistas al mar son realmente bonitas. Los cuartos de baño han sido reformados hace poco, no obstante, Ciudad del Cabo está pasando por un mal momento debido a la sequía. Por lo que ni siquiera los hoteles 5* recomiendan disfrutar de duchas de más de 5 minutos.

    

La terraza donde se sirve el desayuno será reformada entre los meses de mayo y septiembre de 2018. Tiene piscina infinity y está al lado del puerto, dotado también de un paseo por el muelle desde el que se puede disfrutar de atardeceres de ensueño. 

 

Antes de continuar con la experiencia del viaje, mencionaré el Westin Hotel. Un hotel más business-corporativo en el que tuve la suerte de dormid 4 noches durante la feria de WTM. Días en los que el networking es la motivación de todo emprendedor hambriento.

El hotel es estupendo, pero no orientado a un público leisure. Lo que más disfruté fue su piscina en lo alto del piso 19, al igual que el gimnasio. No muchos huéspedes lo sabían, pero la segunda opción de desayuno, en lugar de en el lobby, tenía lugar en el piso más alto del hotel, desde el que gracias a una cristalera que ocupaba la pared entera, se podía disfrutar de un buen smoothie de frutas preparado, con vistas a la bonita Table Mountain, al Estadio de Football construido para la World Cup (Con el trampolín más grande del mundo), y al mar.

 

Es interesante también vivir la experiencia de los hoteles orientados a los negocios. El Wi-fi funciona con mayor agilidad. Todo está pedido “para ayer”, puesto que los huéspedes tienen prisa constantemente. Digo los huéspedes, pero no los camareros. Mi amigo Johnnie, por llamarle de alguna forma, tan solo tardó 50 minutos en traernos dos fajitas. Mi amiga emprendedora italiana y yo estábamos convencidas en que seguramente se fue a Zimbabwe a por el pollo.

 

 

Start of the Garden Route  

 

Nada mejor que no esperar nada, y aun así, disfrutarlo todo.

Victoria Road es una auténtica preciosidad. Es la carretera que sale de Cape Town y va por la costa hasta llegar al punto más al sur de la tierra. Lo realmente impresionante que ofrece la carretera además de las vistas, es el cambio de ambiente, desde los acantilados hasta la zona baja y arenosa, una vez se pasan los viñedos. 

Otro punto a favor de la Garden Route, es la posibilidad de convinar un día de safari con una vuelta de golf, sin necesidad de subir hasta el Kruger o algún otro Parque Nacional. ¡Menuda experiencia! 

 

   

 

Otros campos que jugamos fueron: Pinnacle Point, después de una mañana impresionante de Safari en Gondwana Game Reserve. ¡Qué noche más especial la anterior! Contando historias de las constelaciones de estrellas después de una cena en la casa central de la reserva, de Mark y su familia. ¡Qué historia más romántica cómo se conocieron! Pero será una historia para otro post…

 

 

No podemos continuar por la Garden Route sin antes disfrutar del Resort de Arabella. Definitivamente entre mis campos Top 5 del mundo. Tuve la suerte de disfrutar del Spa después de unas cervecitas tras un buen día de golf, antes de la cena. “Al que madruga Dios le ayuda”, y a mí me premió con la capacidad de salir a correr por 4 hoyos del campo al amanecer. ¡Qué maravilloso fue conocer Hermanus! La ciudad desde la que se disfruta del Safari de Ballenas. Consejo free: Fijáos bien en el pequeño muelle que hay entre el green del 17 y la salida del 18. ¡Os dará ganas de hacer un picnic ahí! 

      

 

Tras más horas de traslado, atravesando viñedos y tierras sudafricanas, cantando ABBA con mi amigo Ross de Canada, y todo el equipo, llegamos a Knysna. Pasado George. Otra “breath-taking” city. Desde la que se puede disfrutar de su sushi, sus actividades acuáticas, y los maravillosos campos de Pezula y Pichola.

 

Me quedé realmente impresionada con los campos de Fancourt. Tanto Links como Montagu o Outeniqua ofrecieron una experiencia inigualable en términos de calidad de golf, calidad de servicio, de día, de ambiente… ¡Qué vistas! ¿Lo mejor? El hotel cuenta con su propia zona vip en el aeropuerto de George. Por lo que tras tristes despedidas, y una divertida mañana en la que disfruté de 9 hoyos con mi querido caddie, y un paseo en bicicleta por Montagu con Ross, tuvimos la sensación de volar en avión privado. El grupo fue fantástico. 

 

 

¡Qué suerte conocer a Steve Harris! Steve es un Mentor Coach muy reconocido en todo el país. ¡Y nos envió su libro de Strong Mind-set! Después de disfrutar del desayuno en el launge del aeropuerto de George, cogimos un vuelo muy cómodo de vuelta a Cape Town. Ross, de Canadá, se hace amigo hasta de las piedras. Sin quererlo ni beberlo, estuvimos aprendiendo con Steve Harris durante todo el vuelo. ¡Qué persona más interesante! Y qué gusto es conocer a gente apasionada por ayudar a los demás, sobre todo cuando hablan de la motivación y del deporte. 

 

Esta historia verdaderamente tiene que ser publicada por partes y definitivamente vivida varias veces. ¿A dónde volverías mañana? Aquí mismo. 

 

En efecto, ¡contigo había que tener cuidado!

Gracias Sudáfrica.

 

 

Fátima G. Carriles 

Abril 2018

 

"Right now"

"Just now" 

"Now now"