• CHILE
    La soledad del paisaje se convierte en poesía
    "Oh Chile, largo pétalo de mar y vino y nieve..." Pablo Neruda.
  • Glampling en yurts, con vistas a Torres del Peine
    Conocer los palafitos en la de Chiloé
    El cruce de lagos
    Rutas vinícolas por los valles de Aconcagua, Casablanca y San Antonio
    Canal de Beagle, a bordo de un crucero, tras las huellas de Darwin, rumbo al último confín de la tierra
    ...ALGUNAS DE LAS EXPERIENCIAS QUE PODEMOS ORGANIZAR
  • #TorresdelPeine
  • #Desierto
  • #Lagos
  • #PaisajesIncreíbles
  • #ViajaDescubreVive

Chile

Chile, tierra de hielo y fuego Chile es el país más desarrollado de Sudamérica. País de 4.000 km de largo, con una atractiva riqueza natural y cultural. Es una tierra de extremos, tanto por su geografía como por su clima. Al norte, el Desierto de Atacama, el lugar más árido del mundo. En el centro, la capital del país, Santiago, rodeada de fértiles valles vitivinícolas y estaciones de esquí. Hacia el sur, la Región de los Lagos con aguas cristalinas, bosques frondosos, rápidos y cascadas, volcanes nevados y cielos azules. Más al sur, la Patagonia con unas vistas incomparables y grandes espacios vírgenes. Y en el océano Pacífico, la isla de Pascua, el museo "al aire libre" más grande del mundo, hogar de más de 600 Moai - estatuas humanas gigantes que se cree que tienen más de 800 años de antigüedad.


Chile es un país muy extenso, aproximadamente 4.300 km. de norte a sur y tan solo 200 km. de este a oeste, el cual nos muestra una atractiva riqueza natural y cultural. Su gente organizada, eficiente y amable nos ofrece servicios de gran calidad.

SANTIAGO, la capital, moderna y cosmopolita, es una ciudad segura, limpia y acogedora. Desde la ciudad se contemplan las impresionantes cumbres nevadas de la cordillera de los Andes. A una hora de buena autopista podrá llegar a las playas, Valparaíso o a los conocidos viñedos con su producción de espléndidos vinos. En el norte del país se encuentra el Desierto de Atacama, que se caracteriza por ser el desierto más árido del planeta, un escenario increíble donde el viajero podrá disfrutar de una gran riqueza arqueológica y geológica. En el sur del país ; los Lagos y la Patagonia, áreas donde los paisajes sorprenden a los visitantes por sus ríos cristalinos, montañas, bosques, lagos cuyas aguas semejan espejos al reflejar los paisajes que los rodean, extensiones de pampas y enormes glaciares e icebergs. Lugares Destacados y Descripciones Santiago Es la ciudad capital de Chile, centro cultural y económico de la nación. Con más de seis millones de amables santiaguinos, ocupa un espectacular valle entre montañas al pie de las cumbres más elevadas de la Cordillera de los Andes, como el Monte Aconcagua – la cumbre más alta de América – forman el impresionante telón de fondo de Santiago y proporcionan un escape fácil y rápido fuera de la capital. Las atracciones principales incluyen modernos centros de esquí de categoría internacional a menos de una hora de distancia, como lo son Portillo y Valle Nevado. También en los faldeos Cordilleranos se encuentra el Cajón del Maipo, un valle agrícola, cumbre del turismo aventura, es un valle esculpido por glaciares que se encuentra al sudeste de Santiago. Seguro y moderno, Santiago cuenta con excelentes restoranes y hoteles, eventos culturales y centros comerciales.

 

ATACAMA Entre el Océano Pacífico y la Cordillera de Los Andes está Atacama, el desierto más árido del planeta, con su inmensa extensión de tierra y misterio. Desierto y oasis han sido momentos de quietud y cambio para las culturas andinas precolombinas del sur de América. El centro es el oasis de San Pedro, que se desenvuelve en medio de una fantasía donde la exploración – el salir y el volver al oasis – adquiere un contorno especial. Pero el oasis de San Pedro es sólo una antesala a los volcanes, salares y aguas termales que agregan esplendor a la cultura de esta fascinante zona altiplánica. El altiplano es más una metáfora que una entidad geográfica. Más que una exploración física, el viaje hacia el altiplano es una exploración espiritual dentro de uno mismo, en un mundo que no es terrenal. 

La región posee pueblos, raras formaciones arqueológicas, sorprendentes paisajes lunares y una fauna y flora que han sobrevivido milagrosamente a la dureza del clima. Algunas de las zonas más representativas de la región son: 

- El Salar de Atacama
Un desierto blanco de sal dentro de un desierto de arena. El salar es consecuencia del afloramiento de aguas subterráneas que, saturadas en sales, se evaporan, dejando sobre la superficie una costra rica en sal y minerales que no deja de crecer y que, en algunos puntos, puede llegar a tener una profundidad de casi un kilómetro. La sequedad del aire hace que la visualización del salar sea más o menos perfecta aunque las distancias aparecen distorsionadas y en ocasiones da la impresión de ser más grande de lo que realmente es. En algunas partes del lago se han formado lagunas en las habitan colonias de flamencos. Otras aves que habitan el salar son los ñandúes, gansos o patos. No es sin duda el único salar de la zona, pero si probablemente el más accesible y el de mayor tamaño superado únicamente por el salar de Uyuni, en Bolivia, y el Gran Lago Salado de Utah, en Estados Unidos. El salar tiene una extensión de 3.000 kilómetros cuadrados, con 100 kilómetros de largo y 80 de ancho. Bajo algunas capas del salar se localizan algunas de las mayores reservas de litio, utilizado en muchas de las industrias de alta tecnología del mundo. 

- Los Géiseres de El Tatio
Para poder disfrutar de este sorprendente espectáculo habrá que ascender hasta 4.300 metros de altura, desde donde podremos visualizar las fumarolas y los más de 80 géiseres activos que despiertan al amanecer en el Tatio, una pequeña altiplanicie rodeada de volcanes en el corazón de los Andes. Paseando entre los surtidores de agua, cuyas erupciones no son de gran altura, se podrá sentir toda la ebullición del agua hirviendo bajo nuestros pies, que emerge por estos surtidores a unos 86 grados de temperatura. 

- El Valle de la Luna
Situado a pocos kilómetros de San Pedro de Atacama, este valle presenta grandes peculiaridades geológicas como producto de una erosión extrema. El material salino de la Cordillera de Sal es fácilmente moldeable por los diferentes agentes climáticos, lo que ha dado lugar a una serie de formas sinuosas que caracterizan la zona y explican el nombre que ha tomado este valle. Largas dunas de colores infinitos sirven de telón de fondo a formaciones extrañas esculpidas por el viento, que se elevan sobre un suelo casi transparente de sal. La belleza del lugar contrasta con lo inhóspito de este ecosistema en el que no puede desarrollarse ninguna especie debido a la falta de humedad. Son especialmente recomendables los atardeceres, en los que el sol va pintando las diferentes formaciones rocosas en diferentes tonos ocres y rosas, mientras empieza a soplar una suave brisa que aligera el ambiente. 

 

 

ZONA DE VIÑEDOS Chile es conocido mundialmente por la calidad de sus vinos y sus Valles de Colchagua y es una de las zonas vinícolas más destacadas del país. Con una impresionante historia de grandes logros ligados al esfuerzo y el amor por la tierra, sus grandes Haciendas, el “Huaso” que aún cabalga por sus campos, y por supuesto sus sorprendentes vinos.

 

PATAGONIA La Patagonia es una vasta región del Sur de América. Civilizaciones de ritos mágicos, navegantes y pioneros le han dado fama universal. Es un sitio mítico y relacionado a la exploración por excelencia. Indiscutiblemente su máximo icono es el Parque Nacional Torres del Paine. Situado en el corazón de la Patagonia, a 400 km al norte de la ciudad chilena de Punta Arenas, el parque tiene una extensión de 242.242 hectáreas (598.000 acres). Se encuentra a 51º07’ de latitud sur y 73º10’ de longitud oeste, y está conformado en torno a la impresionante Cordillera del Paine. Por la curiosa y única conformación de sus montañas, glaciares, lagos, cascadas, flora y fauna, es considerado como uno de los lugares más bellos del mundo. Destacan dentro del Parque las Torres del Paine, curiosa y monumental formación montañosa de 3.000 metros de altura y los Cuernos del Paine, que se elevan a 2.100 metros. En 1978 fue declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera.

PUNTA ARENAS: está en la ribera norte del Estrecho de Magallanes hasta donde llegaron numerosos inmigrantes europeos, cuya influencia otorgó a la ciudad un carácter muy cosmopolita y una fisonomía que incluso hoy en día la diferencia de otras ciudades chilenas. Los inmigrantes trajeron consigo habilidades empresariales que hicieron que hacia finales de 1800 Punta Arenas se convirtiera en una próspera ciudad. Punta Arenas es hoy la puerta de entrada a la Patagonia Chilena, Tierra del Fuero y la Antártida. 

 

ISLA DE PASCUA Es la isla más solitaria del mundo y, debido a su extrema soledad en medio del Pacífico, se formó un singular ecosistema submarino constituido por la mezcla de la fauna y flora de fondos rocosos, con sus similares de arrecifes de coral.        
La Isla es de origen volcánico, y bajo la superficie del mar podemos observar un paisaje submarino con las mismas características del terrestre, es decir un relieve colosal constituido por acantilados, cavernas, arcos, bajos y plataformas de lava. Un panorama submarino diferente, impresionante y muy variado.        
Con una temperatura marina de 22ºC, el coral está presente, pero no lo suficiente como para formar un arrecife de corales similar a los que se ven en las otras islas de la Polinesia. Sin embargo, las pocas especies tienen un desarrollo espectacular. En efecto, podemos encontrar formaciones de "Porites Lobata" de más de cinco metros de diámetro ubicadas en la bahía de Hanga Roa, a 18 metros de profundidad.        
Debido a su aislamiento, aproximadamente el 26% de los peces que conviven en la isla son endémicos, es decir, que no se ven en ninguna otra parte del mundo. La fauna cuenta con más de 160 especies repartidas en 65 familias diferentes.   
La particularidad del mundo submarino de Isla de Pascua o Rapa Nui se resume en una frase: Un relieve colosal sumergido en un azul profundo y adornado por los corales y sus coloridos peces tropicales.        
Ubicada en el Océano Pacífico, a unas 2.300 millas de Valparaíso, Isla de Pascua se caracteriza por ser uno de los lugares más remotos y de difíciles condiciones ambientales que hay en el planeta. A pesar de esto se desarrolló en la isla una extraordinaria cultura, cuyos primeros colonizadores, de origen polinesio, debieron de llegar hacia el siglo IV de la era cristiana.        
Su escritura jeroglífica, única y aún no descifrada, su arquitectura monumental y estatuaria megalítica excepcional, tanto en cantidad como en calidad, además de sus avanzados conocimientos astronómicos, han hecho que la cultura Rapa Nui sea una de las más fascinantes y singulares del mundo.        
A diferencia de otras islas polinesias, donde abundan las especies vegetales y de fauna, tanto terrestre como marina, el principal recurso presente en la Isla fueron las rocas de origen volcánico.        
Se piensa que a la llegada de los colonizadores polinesios, especies leñosas como el toromiro, el sándalo una palma de coquitos similar a la palma chilena y otras, permanecían sólo en forma de bosquetes relictuales. Estas maderas fueron utilizadas como materia prima para construcciones, combustible, elaboración de imágenes rituales y probablemente para el transporte de los moai.         
Hoy día sólo es posible ver algunas especies arbóreas como el makoi y algunos helechos en el interior del cráter de Rano Kau, además de plantaciones de especies exóticas, como eucaliptos, miro tahití, cocoteros y otros.        
Los polinesios fueron grandes navegantes con profundos conocimientos de los vientos, de las corrientes marinas, de los astros y de las aves migratorias. Tales conocimientos fueron empleados tanto en viajes de cientos de kilómetros a través del océano, como en la implementación y dominio de elaboradas técnicas de pesca. Desarrollaron instrumentos de pesca finamente acabados, como los conocidos anzuelos de piedra y los anzuelos de hueso compuestos.        
Su alimentación habría estado constituida por tortugas (honu), aves marinas, peces y, eventualmente, mamíferos marinos, como delfines, ballenas y focas (pakia).            
Además de los recursos marinos, los polinesios introdujeron como ave doméstica la gallina (moa), especie que tuvo gran importancia económica y ritual. Aún hoy pueden verse los gallineros (hare moa), estructuras de piedra construidas para su protección.        
La agricultura constituyó una actividad económica importante y se desarrolló a partir de los recursos vegetales introducidos por los colonos, con una tecnología que permitió enfrentar las características del terreno y las condiciones climáticas. Al pasar de los siglos -debido a la sobreexplotación del medio- se desarrollaron nuevos sistemas de cultivo, como las estructuras de piedra circulares llamadas manavai, que lograban mayor producción y protección de los mismos.    

La sociedad Rapa Nui estaba dividida en unas diez tribus o mata que a su vez se subdividían en linajes (ure) conformados por familias que descendían de un ancestro común.        

Cada linaje tenía su centro de poder político y religioso en los sectores costeros, desde donde controlaban un territorio (kainga) que se proyectaba hacia el centro de la isla. En la franja costera era donde se construían plataformas ceremoniales (ahu) en las que se desarrollaban ceremonias, investiduras, además de ritos de iniciación y redistribución de alimentos. En este sector se asentaba la nobleza y los sacerdotes (en casas-bote o hare paenga) y hacia el interior se distribuían las familias extensas en torno al anciano de mayor prestigio que lideraba el linaje.       
De acuerdo a la tradición, el ariki o rey Hotu Matu'a, que habría partido desde una lejana tierra llamada Marae Renga, estaba a la cabeza de una sociedad compuesta por la familia real (ariki paka), sabios (maori), sacerdotes (ivi atua) y guerreros (matatoa), además de artesanos, pescadores y agricultores. Consigo portaba bienes como tablillas de madera (rongo rongo) con registro escrito de leyendas y genealogías, además de plantas y animales que resultaron de extrema importancia para los colonizadores de un territorio escaso en recursos.        
El ariki era descendiente directo del dios creador, por lo que estaba investido de un poder sobrenatural denominado mana y protegido por el tapu o tabú. El mana se concentraba en la cabeza del ariki, de tal suerte que nadie podía tocarlo ni cortarle el pelo.        
La familia real se habría instalado en Anakena, convirtiéndose por generaciones en el territorio más sagrado e inviolable de la isla. Sin embargo, antes de morir, Hotu Matu'a habría dividido la isla, entregándole una parte a cada uno de sus hijos para que estos formaran sus propias tribus o mata.         
Al pasar el tiempo las tribus fueron subdividiéndose en distintos linajes, con lo que también se generaron diferencias de prestigio en la estructura social, de tal forma que hacia la época cumbre del desarrollo cultural Rapa Nui, las tribus del oeste habrían formado una confederación llamada Ko Tuú Aro, que se mantuvo permanentemente en conflicto con aquellas del este llamadas Ko Hotu Iti.           
La arquitectura monumental religiosa que se desarrolló en Rapa Nui se sustentó en el culto polinesio a los ancestros. Esta forma constructiva tenía como componente básico un recinto o plaza rectangular en uno de cuyos extremos se ubicaba una plataforma principal -también rectangular- a manera de altar dedicado a los dioses y ancestros que eran representados mediante losas de basalto, coral o trozos de madera dispuestos verticalmente. En Rapa Nui se conocieron como ahu o ahu-moai, y aunque conservaron el patrón arquitectónico y algunos rasgos polinesios originales, además del significado y la función, en esta isla fue ampliada la plataforma central y perfeccionado el sistema constructivo. Sin embargo, la mayor diferencia e innovación la constituyó el uso de moai, en vez de losas o maderos verticales.        
Las fechas absolutas más antiguas para estas estructuras ceremoniales de Isla de Pascua se han situado entre los siglos VIII al XI d.C., siendo el más antiguo el ahu Tahai, que data del 713 d.C.        
Otra manifestación importante y singular en la cultura Rapa Nui es el arte rupestre que se desarrolló a través de dos modalidades: petroglifos y pinturas.        
En la isla existen alrededor de 1.000 sitios de arte rupestre con aproximadamente 5.000 motivos registrados. Se han establecido 12 agrupaciones de motivos entre los que destacan las figuras antropomorfas y rasgos antropomorfos aislados, aves, especies marinas y terrestres, objetos ceremoniales, embarcaciones, etc.         
El motivo más destacado en los petroglifos corresponde a la representación del hombre pájaro o Tangata Manu presente especialmente en las rocas de Mata Ngarau en la aldea ceremonial de Orongo junto al volcán Rano Kau.        
Las pinturas son más escasas en la isla, encontrándose en lugares como Motu Nui (uno de los islotes frente a Orongo), en paredes interiores de algunas casas de Orongo, en la caverna Ana Kai Tangata y en otras cavernas ubicadas en la costa norte.           
Esta ceremonia del hombre-pájaro o Tangata Manu surgió como respuesta a los conflictos sociales que existían en la Cultura Rapa Nui. El dios creador Make Make entregaba el poder a quien volviera con el huevo del manutara, ave migratoria que llegaba en esas fechas a anidar en los islotes que se ubican frente al cráter de Rano Kau. La gente se reunía en la aldea ceremonial de Orongo, el nuevo y único centro político. Los guerreros de cada grupo -matatoa- disputaban el cargo para su linaje.        
El ganador elegido asumía un carácter sagrado, debiendo vivir solo y aislado; mientras su grupo adquiría un poder despótico sobre el resto de la población, que incluía sacrificios humanos a los dioses para así augurar el bienestar para el año. A la larga, dichas prácticas renovaron constantemente las hostilidades entre los grupos, produciendo un clima de permanente violencia y crisis social.    

ÚNETE A NOSOTROS EN LAS REDES SOCIALES Y CONOCE LAS MEJORES PROMOCIONES

 

Sobre Nosotros

Somos una agencia de viajes a medida en la que invertimos mucho tiempo en ayudaros a sacar el máximo rendimiento de vuestro tiempo a la hora de viajar. 

Con nuestra dedicación, conocimiento, consejo honesto y servicio tendréis un viaje increible.

ÚLTIMOS BLOG POSTS

INFO CONTACTO

  Sapphire Viajes
  Madrid, España
  aloha@SapphireViajes.com
 
 

 

 

 

Proyecto cofinanciado por: