Caipiriña brasileña

Posted by:Sapphire in Viajes de Golf

Húmeda. Húmeda y cálida. Caliente. Con un madrugador sol radiante que sin crema arde como las brasas que tan delicadamente componen su nombre: Brasas-Brasil.

El nombre del gran país sudamericano viene de un árbol de color rojizo muy abundante en las costas de Sudamérica. Cuando los exploradores portugueses lo vieron, lo llamaron palo-brasil porque parecía una brasa, por su tonalidad encarnada muy encendida. A partir de esta especie arbórea se obtenía un producto de tintura que se acabó exportando a gran escala, lo que hizo crecer la economía de la zona. Dada su importancia, el país fue llamado finalmente Brasil.

 

 

Húmeda. Húmeda y cálida. Caliente
. Con un madrugador sol radiante que sin crema arde como las brasas
que tan delicadamente componen su nombre: Brasas
-
Brasil.
El nombre del gran país sudamericano
viene de un árbol de color
rojizo muy abundante en las costas de
Sudamérica.
Cuando los exploradores portugueses lo vieron, lo llamaron
palo
-
brasil
porque parecía una
brasa
, por su tonalidad encarnada muy encendida. A partir de esta especie arbórea se obtenía un
producto de tintura
que se acabó exportando a gran escala, lo que hizo crecer la economía de la zona.
Dada su importancia, el país fue llamado finalmente Brasil.

               

¿Quiénes son los Cariocas? 

Más de 10 días necesitaría para recorrer su tierra entera, pero tan solo 10 minutos son más que suficientes para apreciar sus colores y buenas vibraciones transmitidas por los cariocas. (Los cariocas son personas nacidas entre las maravillosas montañas, al borde de un imponente mar con divertidas playas y chiringuitos de Río de Janeiro).

Agradecida por haber disfrutado durante poco más de una semana de la cultura brasileña, de su carne de ensueño, su naturaleza,… aunque no tanto del pequeño homo amartillando la cabecita tras un caipiriña de lima con fresa.

 

                                                                                                                                       

 

Río de Janeiro y Trancoso, Bahía

De vez en cuando es bueno salir de lo ordinario. Mirar con distintas perspectivas. Abrir mundo. ¿Será Brasil un destino que valga la pena de visitar con el objetivo de jugar al golf? Y aunque así sea ¿Será suficientemente seguro? para sorpresa de muchos, las dos respuestas son afirmativas. Y además muy, muy recomendable. Con abrir mundo me refiero a que no solo tenemos que contemplar “sota, caballo y rey” como destinos para jugar al golf. Estamos de acuerdo en que pinchar en cualquier tee de la cuna del golf es algo mágico. Pero un sol garantizado tampoco tiene precio si no tiene uno ganas de enfrentarse a los vientos de los links de Escocia y le pica la curiosidad por jugar en cuatro de los campos más maravillosos de la costa este de esta tierra portuguesa: El Itanhanga, la Gavea y el Campo Olímpico de Río, y más tarde el sublime Campo de golf de Terravista, en Trancoso. (Estado de Bahía, un poco más al norte de Río) son los cuatro campos que hemos destacado como una primera toma de contacto con jugar al golf si se pone Sudamérica como opción. Enseguida entro en detalles de los campos.

Y pensar que fue la ciudad pionera en hostear golf como deporte olímpico durante unos juegos (Río 2016). Os encantará ver las olimpiadas aun anuncidadas durante algunos de los carriles de su carretera.

 

Río tiene la favela más grande de Sudámerica 

Una vez más, al igual que en nuestro anterior viaje a la India, hablamos de contrastes. Pero esta vez con las Favelas. ¿Sabíais que en Río se encuentra la Favela más grande de Sudamérica? Dato interesante cuando se trata de intentar poner Brasil como foco de atención a mis clientes. Pero no hay necesidad de ocultarlo puesto que no interfieren en su experiencia del viaje ya que únicamente se aprecian durante el traslado del aeropuerto al hotel o villa donde hayamos decidido hospedarnos. ¡Y qué villas! Pero también las reservaré para un poco más tarde, junto con las campos de golf.

 

                           

 

   

 

 

Flamengo - Botafogo - Copacabana - Ipanema - Leblon 

Havaianas puestas, gafas de sol desempañadas, un bonito biquini acompañado de crema de sol, (mucha crema de sol, que la piel no olvida) ¡y listos para un paseo por la Ciudad de Rio hacia el sur! Sin chocarnos con algún corredor lleno de energía, vamos dejando a nuestra derecha un paseo marítimo con los hoteles más exclusivos, unos semáforos verdes muuuuy a favor de los coches (si estos semáforos fueran árbitros ya estaríamos los peatones abucheándoles), vendedores, y muchas, muchas palmeras ayudando al toque tropical. ¿Y a nuestra izquierda? Pasión y trabajo en equipo. Cooperación por parte de los camareros preparando sus mejores cocktailes y más pasión entregada por sus equipos de volley playa y otros tipos de entreno. Hasta clases de work-outs colectivas impartidas GRATIS más de 5 horas al día de pilates, yoga y fitness en general patrocinadas por el Banco Santander. Una buena iniciativa en una ciudad tan entregada al deporte como es esta vecina de costa.

 

La playa de Río tiene más de 19 km de largo. Sí sí, prueba a encontrar a alguien…

-¿A ver? ¿Levanta un brazo?

Jajajaja no, no funcionaría. Por eso tienen estos brasileños cada 200 metros un poste grande (10 metros de altura y un diámetro de metro y medio), con un gran número identificándole. Y es de esta forma como se divide la playa entre la zona de las familias (en frente del clásico Hotel Imperial, que no termino de recomendar del todo a mis clientes), la zona de los torneos de volleyball, la zona gay friendly, la de los jóvenes, la de los extranjeros… y así hasta 23 postes llegando a los hoteles más al sur.

 

¿Que si es seguro? Como cualquier otra ciudad metropolitana del mundo. Aunque a veces el sentido común no es tan común, mientras que no se ande a solas, por calles oscuras y tratando de ostentar, no hay ningún tipo de problema. De hecho son muy serviciales y en caso de necesitar indicaciones se vuelcan para ayudar. Acabo de recibir un e-mail del director de ventas del Hotel Park Hyatt (El más cercano al campo Olímpico, donde se jugaron las primeras olimpiadas de golf), en el que nos comentaba a los agentes las nuevas medidas de seguridad impuestas por el gobierno brasileño. Entre otras, aunmentar el número de cuerpos de polícia en espacios públicos. Algo muy positivo para la seguridad y la tranquilidad de un turista. 

 

No he conocido ciudad en la que el Uber funcione mejor. ¿Y quién querría coche sabiendo que 25 minutos de trayecto fueron 10 REALES? 2 euros. Sí. That’s it!   

De Reales a Euros 

Para calcular euros a partir de reales, dividir por 5 da una buena orientación.

 

 

Muito obrigado

“Muito obrigado” verdaderamente abre prácticamente todas las puertas. Ya que entre nosotros canturreando español con acento y su chapurreo en castellano y el “no, no English” haga que un tercer vecino entre en la ecuación deseando ayudar a otro turista.

 

 

Dos planes para el día de descanso de golf

Teleférico a la montaña de Sugar Loaf (Pan de Azúcar)

                                            

 

                                     

La útlima oportunidad para disponer de una fuente de agua está a 10 metros de la entrada en el teleférico- Una vez arriba, vuestra sed está en manos de un par de caferías y puestos de zumos de frutas. El teleférico se construyó en el año 1909 y tenía la capacidad de soportar el peso de 20 personas. En su tercera y útlima renovación, en la que también se cambió por completo el diseño y el material de la cabina teleférica (de madera a hierro y cristal), se encontró la forma para tener capacidad para 75 personas. Nunca ha sufrido ningún accidente. (Excepto por la película Resurrection).  

Otro acceso a la montaña sugar loaf es en helicóptero ya que hay un helipuerto en su cima.

En la actualidad existen dos teorías bastante válidas para explicar de dónde viene el nombre de Pan de Azúcar. La primera atribuye el nombre del morro o cerro a la forma como se referían a él en la antigüedad los indios Tamoios, en lengua Tupi. Los indios Tamoios fueron los habitantes originales de la bahía de Guanabara y según cuenta la historia fueron los que se encontraron los primeros europeos al llegar. Se dice que en el idioma tupi, ellos llamaban al cerro “Pau-nh-açuquã”, que significa cerro alto, aislado y puntiagudo, lo que es una descripción bastante acertada de este macizo rocoso, que descansa directamente en el mar.

En cuanto a la segunda teoría que explica por qué se llama Pan de Azúcar, ésta tiene que ver más con la forma del cerro, al que se dice lo comparaban con los bloques de azúcar que se fabricaban durante los siglos XVI y XVII para facilitar el envío de ese producto desde Brasil hasta Europa. El historiador Vieira Fazenda sostiene que el nombre de Pan de Azúcar le fue dado al morro por los primeros portugueses que habitaron la bahía de Guanabara, no obstante se sabe que ya los franceses llamaban al cerro “Pot de Beurre” o “Pot de Sucre”, lo que se traduciría como pote (recipiente) de mantequilla o pote de azúcar, quizá debido a que su forma les recordaba a alguno de estos recipientes. No hay que olvidar que aunque los portugueses fueron los primeros en descubrir el territorio de lo que hoy conocemos como Río de Janeiro, fueron los franceses los primeros en establecerse y poblar la zona.

 

(Foto arriba a la derecha): 

La vista más impresionante a su bahía. Y al aeropuerto doméstico de la ciudad, al borde del mar. Impresionante ver los aviones de Avianca, Azul y Latam despegar e inmediatamente pasar muy cerca de nuestra montaña. Y es interesante ver esta bahía puesto que le da sentido al nombre de Río de Janeiro.

Origen del nombre de “Río de Janeiro”

Río= En realidad sería ría. Pero los portugueses creían que la bahía era una ría a su llegada.

Janeiro= Enero. El mes en el que desembarcaron.

Si nos hemos apretado el bolsillo y no nos hemos lanzado a la experiencia del helicóptero, tendremos que reunirnos con el resto de los mortales y su pequeño atasco, y tras 20 minutos de trayecto, llegar a la base de la montaña del Cristo Redentor. Se puede elegir entre subir en coche (muchas curvas y solo sube una parte del trayecto), o en tren. Una bonita experiencia a través de la jungla.

IM PRE SIO NAN TE experiencia. Una foto y un par de datos curiosos serán suficientes para poneros los dientes largos. El Cristo Redentor fue empezado a ser construido por la cabeza. Tiene una altura de 30 metros y todos los materiales utilizados en su construcción fueron transportados a través del mismo tren que sube a los turistas. Su base es en realidad una capilla en la que se encuentra la Madona Negra, y tiene 8 metros de altura. Llegando por tanto, a un total de 38 metros de altura para esta maravilla del Siglo XX, la cual es observada desde prácticamente todos los puntos de la ciudad. Se alumbra de vez en cuando. (Por ejemplo: fue alumbrada de color naranja cuando Holanda ganó un partido en el Mundial, o incluso con la bandera de argentina después del mismo Mundial). 

                              

Una cena en Fogo de Chao: La bonita bahía alumbrada con vistas a la playa y a los barcos de vela amarrados en sus bollas y una montaña de fondo completan las vistas impecables de este divertido restaurante de carne. 

Posa vasos verde: “Sigo teniendo hambre”

Posa vasos rojo: “Me planto” o al menos un rato hasta que vea al siguiente camarero pasar con una fuente llena de felicidad. Y es felicidad exactamente lo que se respira en este original restaurante. Al tener el posa vasos verde boca arriba, exquisita carne es servida en nuestro plato. Ilimitado por 50 euros de menú y buffet.

 

Hoteles destacados en Río

  • El Sheraton

Localizado en un peñote privilegiado, un poco más al sur de Copa Cavana e Ipanema, el Sheraton tiene su propia playa para sus clientes, a 15 metros de una piscina y un hot tub muy apetecibles. ¿El mejor rincón?. El balcón del spa. Perfecto para dormir una siesta tras el jet lag y despertar con el sonido de las olas rompiendo contra la roca de la que más de uno intentará saltar durante su estancia. Las vistas desde la cafetería y todas las habitaciones son “to die for”. El servicio es impecable y también lo es el amanecer por el horizonte desde nuestra ventana.

El gimnasio es muy completo y el hotel ofrece clases de tennis tanto por la mañana como por la tarde en sus pistas azules, al igual que clases en el gimnasio durante el día. De sus cuatro restaurantes, el más especial es el del piso 26. Sabréis por qué en cuanto estéis ante sus ventanales.

                              

 

  • Gran Meliá

Una pieza de arte.

Melias, cadena española, hay a mares. Pero “Gran Melia” tan solo 13 en el mundo. Y el Gran Meliá de Río de Janeiro es el primero de Sudamérica. Algo de lo que se sienten muy orgullosos.  Fue abierto en abril de 2016. Es una torre circular imponente, en la que sus círculos son los protagonistas. Sus jardines, su piscina, su sirena. Sí, sirena. Por no hablar de su bañera… El ascensor es tan original como el edificio, por lo que acabar una ingeniería para poder descifrarlo es casi necesario.

Coincidió que estaban grabando una película cuando llegamos. Verdaderamente es un lugar que hace sentirnos especiales. Está situado 10 minutos más al sur que el hotel Sheraton, pero es la perfecta localización para jugar el campo de golf de Gavea. Está también en línea de playa y arte es precisamente lo que se percibe en cada una de sus esquinas.

¡Por fín conocemos la Ciudad Olímpica! Al cabo de unos días, después de haber jugado otros dos campos y probado dos hoteles, llegamos a unos 30 km al sur del corazón de río, donde se construyó el Campo de golf Olímpico por el estadounidense Gil Hanse para que se pudieran disputar los primeros juegos olímpicos de golf. Hay varias opciones en las que alojarse… desde el Gran Hyatt Hotel a pie de playa y con los desayunos preparados artesanalmente a las orillas del río por el lado contrario del mar, o incluso alguno más cerca del campo con mucho encanto y diseñado con mucho gusto. Techten es una buena iniciativa de desarrollo de tenistas tanto académica como atléticamente, al igual que el modelo “student-athlete” de EEUU. Y lo más interesante es que está al lado del hotel Best Western y el mayor centro comercial de Río; Vogue. ¿Qué mejor entretenimiento para nuestros hijos si ese día no quieren aprovechar su Green Fee…?

 

     

 

 

  • Grand Hyatt Hotel 

¡Por fín conocemos la Ciudad Olímpica! Al cabo de unos días, después de haber jugado otros dos campos y probado dos hoteles, llegamos a unos 30 km al sur del corazón de río, donde se construyó el Campo de golf Olímpico por el estadounidense Gil Hanse para que se pudieran disputar los primeros juegos olímpicos de golf. Hay varias opciones en las que alojarse… desde el Gran Hyatt Hotel a pie de playa y con los desayunos preparados artesanalmente a las orillas del río por el lado contrario del mar, o incluso alguno más cerca del campo con mucho encanto y diseñado con mucho gusto. Techten es una buena iniciativa de desarrollo de tenistas tanto académica como atléticamente, al igual que el modelo “student-athlete” de EEUU. Y lo más interesante es que está al lado del hotel Best Western y el mayor centro comercial de Río; Vogue. ¿Qué mejor entretenimiento para nuestros hijos si ese día no quieren aprovechar su Green Fee…?

 

    

 

Tras la experiencia de salir desde los mismos tees donde la medalla de bronce, 2016 Lydia Ko jugó, o tomar un cocktail en los mismos sofás con vistas al campo en los que el campeón olímpico Justin Rose se sentó, el viaje continúa hacia el estado de Bahía. Un traslado muy cómodo. La idea es volar al pequeño y entrañable aeropuerto de Porto Seguro, para después ser trasladado hasta un oasis en el corazón del famoso pueblo de Trancoso, del cual cada vez más estrellas y famosos han oído hablar. Y de sus fiestas de fín de año también hemos oído nosotros hablar… ¡y ahora lo entendemos! ¡MENUDO PARAISO! Lo menos esperado.

Esta mañana le he dado los buenos días al expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso

de un buggie de golf a otro. Por cierto, no hace mucho tiempo que los Beckham han invertido en una pequeña crib en las favelas. También podéis chequear esta foto del Instagram de Madonna rodando un anuncion en mitad de las mismas. No nos dejemos llevar por sus fachadas… os sorprenderíais lo que esconden alguna de ellas. Y esque la belleza de sus casas está en su interior, como la de Río en su corazón.

 

Pero la belleza de Terravista no es escondida. Este pequeño oasis a tan solo un camino de 12 km de baches de tierra (muy auténtico) de Trancoso ha ido creciendo en los últimos años hasta ser uno de los destinos elegidos por muchas famosos y buenas familias para fin de año. ¿Y quién no querría pasar unos días en familia/amigos en un pequeño paraíso como este? Cruzar con el coche en un ferri el río es toda una experiencia. Pero probar todos los platos brasileños en una misma comida es aún mayor. ¡MENUDO BUFFET! Menos mal que se pagaba por kg puesto que sino no habría razón para parar de degustar. Un buen lugar al que ir mientras se espera el turno para el ferri ya que está a 120m del puerto.

Paraíso tropical. El hotel Terravista cuenta con más de 50 luxury y super luxury villas. Tienen una media de cuatro habitaciones, pudiendo habitar a 8 huéspedes al mismo tiempo. Muy cómodo que venga una brasileña a preparar un desayuno de ensueño disponible durante toda la mañana y deje la casa impecable right after.

El hotel tiene su propio acceso a la playa a través de un túnel que atraviesa los acantilados ecológicamente. Pero el acceso también puede ser utilizado desde las demás villas de ensueño. ¡verdaderos dream home! Lo más interesante es que no necesitan vallas de seguridad delimitando el jardín. Fachadas discretas de las que no se espera mucho pero… se le ocurrirán más de cinco razones para querer retirarse en este territorio.

 

                                       

  

                                                     

 

Una visita a Brasil merece MUCHO la pena, especialmente si jugamos alguno de sus maravillosos campos de golf. ¡Os contaré más acerca de sus campos! 

 

 

 

 

Escrito por: Fátima González Carriles 
Viaje de prospección para SAPPHIRE Viajes
Noviembre 2017