“La belleza no mira, solo es mirada”

Posted by:Sapphire

“¿Para qué? Si yo no quiero ver ni pobreza ni miseria. Si estoy muy cómodo en esta porción de mundo occidental. ¿Quién querría cruzarse medio mundo para ir a ver vacas por la calle y embriagarse de olores extraños?....” 

A todo aquel que piense así, espero que estas líneas le hagan comprender que… “ no hay tierras extrañas, el viajero es el único que es extraño”. 

 

 

¿Cómo puedo resumir en unas líneas cuando me preguntan, “¿qué tal tu viaje a la India?” 
Simple y completo a la vez. Simetría por doquier. Lleno de contrastes. Sí, contraste es la palabra. ¿Ejemplos? Su extravagancia y su simplicidad. Así es. Un país extravagante pero austero. Austero en sus calles, en sus rincones más remotos, en sus mercadillos y tuk-tuks. Austero y real. Real en sus miradas. Miradas que apuñalan al viajero, llenas de curiosidad y de armonía. Una mirada global sin complejo, sin maldad, simplemente llena de curiosidad. Y, casi siempre, acompañadas de una sonrisa. Una sonrisa desde un balcón o desde una moto. ¡En una misma moto nos llegamos a cruzar con cuatro sonrisas! ¡Bebé incluido! A los brazos de mamá sentada de amazona con su sari de cinco metros de largo. 

 

Miradas y sonrisas

Y es que lo que no se conoce no se puede echar de menos, por eso son felices. ¿Y a qué me refería con su extravagancia? A llegar a un hotel y ser recibida cual maharaní. ¿Cuántas veces nos han recibido en cualquier lugar con pétalos cayendo del piso de arriba, con Champaign o un zumo de frutas después de unas toallitas húmedas al son de una canción de bienvenida interpretada por músicos autóctonos? Ni mencionar hace falta que el lujo asiático es real en La India. ¿He mencionado su afán de servicialidad? Aún sabiendo que les está prohibido recibir una propina a cambio. El ambiente que se percibe en sus hoteles y palacios es simplemente agradable. Por y para el turista. Una filosofía de hacerte sentir cómodo en todo momento. 
¿Y si escribes un feed-back más o menos detallado a cerca de tu estancia? Al minuto tendrás al manager interesado por saber más sobre tu experiencia con el objetivo de mejorarse a diario. 

 

¿Y qué hicisteis en la India? Quiero saber más…

La capital fue trasladada de Calcuta a Delhi (del sur al norte) por Jorge V en 1911 por pura estrategia. (Delhi no está cerca del mar, lo que supondría un inconveniente para aquellos pueblos que decidieran realizar una invasión a través del mar). 
Por tanto, nuestra experiencia de contrastes empezó una vez cambiamos de avión en la escala en Doha, ciudad en mitad del desierto y con una concentración brutal del rascacielos que se pueden apreciar tras despegar de uno de los aeropuertos más modernos del mundo, y aterrizar en un cielo grisáceo por su contaminación y el ruido de sus calles. ¿He mencionado ya que aún no saben lo que son los intermitentes? Para su circulación por carreteras sin carriles pintados y definidos por rayas tanto continuas como discontinuas como estamos acostumbrados en Europa, han decidido que es más útil hacer uso de la bocina. Dar pitidos tanto como para adelantar por la derecha, para llegar a un cruce, para pedir paso o hasta para dar los buenos días. Pero entre todo el caos de su ciudad, sus miradas les seguirán acechando desde sus aceras llenas de puestos de frutas hasta llegar al oasis de su hotel. 

Delhi está formada por Old Delhi y New Delhi, siendo esta última su capital y centro de negocios. Cuenta con nada más y nada menos que 23 millones de habitantes (De las cuales una de cada siete dispone de moto o coche) y fue una extensión de la ciudad antigua construida en los últimos 35 años con una gran influencia inglesa. 

Tras dejarnos impresionar por los templos de Nueva Delhi, especialmente por el Langar, un comedor público situado en el Templo del Guru Nanak Dev Ji, (seguidor del Sikhismo), y por muchos de sus monumentos, desde el parlamento hasta la Puerta de la India, seguida por la Gran Mezquita, tuvimos la oportunidad de dejarnos subir las pulsaciones a 1.000 por hora adentrándonos en las callejuelas de la Antigua Delhi. 

 

Delhi - Agra - Jaipur: Estas tres ciudades constituyen el triángulo dorado del norte de la India. 

¡Y así lo hicimos! A tan solo 4 horas de Delhi, por unas carreteras perfectamente asfaltadas, atravesando India, se encontraba el emblemático y sublime Maravilla del Mundo: el Taj Mahal. 

El Taj Mahal, construido desde 1631 hasta 1654, es un conjunto de edificios situado en Agra, una ciudad de Uttar Pradesh, construido por Shah Jahan, emperador de la dinastía mogol. Este impresionante monumento fue construido en honor a su esposa Favorita, Mumtaz Mahal, quien murió dando a luz a su 14° hijo.
Antes de morir, la amada esposa del emperador le dice sus últimos deseos, los cuales eran; construir su tumba, casarse nuevamente, cuidar y querer mucho a sus hijos, y visitar cada año su tumba en el aniversario de su muerte… El emperador, después de 8 días y 8 noches de depresión y encierro, sin probar alimento ni bebida alguna, decide construir la tumba más hermosa que el mundo haya visto, para que todos recordaran el nombre de su amada esposa y quedara como un testimonio de su gran amor por ella.

Fue así como se construyo El Taj Mahal, el mausoleo más hermoso del mundo, cubierto de mármol blanco, y adornado en distintos puntos por piedras preciosas provenientes de todo el mundo…y hoy en día, representa quizá, la construcción más grandiosa hecha por amor hacia una mujer.

 

 

¡Y el viaje no había hecho más que empezar! Cada etapa se superaba a sí misma. Tras pasar una noche en el Hotel Oberoi Amarvillas y disfrutar de su piscina y su simetría, probé mis primeros huevos benedictinos en un desayuno impresionante con vistas al Taj Mahal desde nuestro balcón. 

 

 

El siguiente destino Jaipur. 

AGRA  JAIPUR (5 horas) ¡Y llegada a la ciudad rosa! Así es como se le llama a Jaipur. Por sus fachadas. ¿Habéis disfrutado alguna vez de un desayuno en el campo tras un safari en elefante y un paseo en dromedario? 

Nunca he disfrutado más de una mimosa que animando un partido de polo en dromedario. Eran las 11 de la mañana cuando tomamos un brunch inolvidable y llevábamos en jaque desde las 6 de la mañana. Y el día no había hecho más que empezar. 

Algo que realmente nos impresionó… EL FUERTE DE AMBER. Se podía subir tanto en elefante como en Jeep. Eso sí, lista era la que llegara a la cima con las manos vacías y los bolsillos llenos de rupias por no habérselos dejado por el camino a los vendedores compulsivos. Sinceramente, ¡ni los fenicios tenían tanta labia vendiendo! Estos vendedores te hacen pensar que la compra de ese tambor que te intentan encasquetar va a alimentar a su familia durante los siguientes dos años y de una forma u otra es difícil no dejarse convencer. 

 

 

De hecho, un juego entretenido que tuvimos Carla y yo paseando entre ellos fue una apuesta. ¿Qué crees que funciona más, pasar de ellos o mirarles a la cara? …Ya me contaréis qué funciona mejor con vosotros ya que a nosotras no pararon de marear. (Gané yo por cierto). 

El fuerte de Amber está amurallado. Rodeado por una fortaleza de 3 km de longitud. No se habla mucho de este fuerte, pero la experiencia fue realmente impresionante. 

Nuestra ruta continuó hacia Udaipur, una ciudad más al sur, y llamada la Ciudad Blanca por sus fachadas, es una maravilla en cuanto a su naturaleza. Así nos recibió su Lago Pichola, uno de los siete que hay en la ciudad y donde se encuentran los mejores hoteles. (Entre ellos, el Taj Lake Palace, uno de los 10 hoteles más famosos del mundo). Y a continuación os enseño otro ejemplo del contraste que ofrece India, en cuanto al desayuno en el hotel y lo que se ve nada más salir de él. 

 

 

¿Sabéis que es lo más interesante de los hoteles de Udaipur? No, no sus maravillosos spas. Que los tienen. Podrían ser sus piscinas maravillosas, pero tampoco. Y no me estoy refiriendo a las imponentes vistas al lago desde todas las habitaciones del Hotel Leela, o de las piscinas privadas del hotel Oberoi. Podría estar hablando de las cenas privadas en el Roof Top del Taj Lake Palace Hotel con vistas al iluminado City Palace. Desde luego no es el chequeo de seguridad a la entrada de cada hotel. Pero sí, ¡sí que me refiero a las llegadas! No hay acceso terrestre. Únicamente en unos botecitos ideales desde donde se puede admirar todo. 

 

 

Tras dos noches increíbles cenando la primera en el roof top del Taj, y la segunda en la piscina del Leela, cogimos un vuelo de vuelta a Delhi y dormimos en el JW Marriott Delhi al lado del aeropuerto y de unos malls para hacer las últimas compras. ¡Nada que ver 50 minutos de vuelo frente a 11 horas en coche desde luego! ¡Y con las pilas bien cargadas! ¿Para volver a la rutina? Desde luego, pero siempre con el objetivo de preparar una segunda visita al País De La Mirada. 

 

…¿Qué más me cuentas? Dejaré que lo vea usted mismo... 

JÁ. ¿QUE POR QUÉ SOMOS SAGRADAS?

La madre del catorceavo hijo del emperador de la dinastía mogol, no fue la única que murió dando a luz. Antiguamente, era un alto porcentaje de mujeres que no sobrevivían. Por cierto, ¿sabíais que somos el único animal mamífero que también tiene un periodo de gestación de 9 meses, al igual que el ser humano? Y, nuestra leche es muy rica en grasa. Por ello nos utilizaban como alimento para los neo natos cuando sus madres no podían hacerse cargo de ellos. 
¿Y qué tendrá que ver con estar sueltas por la calle? Bueno, al servir de tanta ayuda, nos consideran sagradas. Por cierto, los hindúes confían en la reencarnación. Por tanto, el hecho de que una de nosotras muera en el territorio de un humano, traería grandes consecuencias contra su destino y su siguiente vida. Por eso prefieren dejarnos sueltas en la calle y que no corramos el riesgo de morir en la propiedad privada de nadie. 

Las vacas son el animal sagrado de la India
 

 

 

Ya podrían haber hecho sagrado al elefante…

“La belleza no mira, solo es mirada” 

Escrito por: Fátima González Carriles 
Viaje de prospección para SAPPHIRE Viajes
Septiembre 2017