Golf en Brasil

Posted by:Sapphire in Viajes de Golf

La experiencia de jugar al golf en Brasil verdaderamente merece tener su propio blog. Aunque contamos mucho de nuestra prospección a Río de Janeiro y Trancoso en uno de nuestros blogs, queremos dedicarle su propio espacio a estos campos que merecen la pena. 

Cada uno de los cuatro campos que jugamos tiene su propio encanto. Lo mejor de nuestros viajes es la falta de expectaciones. Lo desconocido. La curiosidad que pica casi tanto como sus mosquitos si nos olvidamos de ponernos spray antes de salir a jugar –te abrasan vivo. Por tanto, ya jugando Itanhaya pensé que había visto suficiente. Pero los birdies no habían hecho más que empezar.

Tras 18 hoyos en un terreno bastante plano, pero rodeado de grandes peñotes por los cuales se colaban las señoras de algodón, y con caddie vestido con un mono blanco como si estuviéramos en Augusta, nos esperaba una cerveza fría en su agradable terraza. Sus árboles de colores nos dejaron impresionados, especialmente las ramas amarillas que tenían un toque de subrayador amarillo fosforito reflectado en un cuadro. Itanhanga fue definitivamente una buena primera toma de contacto con el golf brasileño y no estaba a más de 15 minutos en coche del hotel. 

El sublime campo de Gavea sí que nos dejó boquiabiertos. 12 hoyos entre paraíso montañoso para después cruzar una carretera hacia unos pocos hoyos que delimitan con el mar. Hasta su vegetación cambiaba. Pasamos de pinos a palmeras en cuestión de 100 metros. Impresionante. Increíble sensación de haber jugado en dos campos distintos en la misma vuelta. Este campo sí que tenía unos buenos hoyos para finalizar cualquier match sin poder celebrar antes de tiempo debido a su picardía hasta la última caída.

                

A continuación llegamos al esperado Campo Olímpico. Sentirse parte de un sueño, de una leyenda. Mucho antes de pinchar en el tee del 1 ya estábamos siendo sorprendidos por un traslado en barco por el río para acceder a las instalaciones del campo. Simplemente imaginar a los grandes hacía unos meses, disputando por primera vez unas olimpiadas de golf en ese mismo lugar hacía que se nos pusiera la piel de gallina. Para mi gusto le faltaba el toque de márketing de los anillos. Pero no se puede pedir todo a los abogados que exigen derechos.

 

Aún no he estado en Punta Cana, que al parecer deja al resto de campos con golf y playa por los suelos. Pero hasta ahora, hay campos con vistas, y luego está Terravista…

 

 

Os contaré más a cerca de las villas que se pueden alquilar para grupos de golf o incluso para familias. Son muy poco ostentosas por fuera pero su verdadero secreto se encuentra una vez cruzada la puerta de la entrada. ¡Qué piscinas! ¡Qué vistas! ¡Qué camas! Por no hablar del servicio staff 24 horas…

 

Trucos para viajar ligero en un viaje de golf: Aprovecha el espacio del cover de viaje de la bolsa de palos metiendo zapatos, y, si la estancia no es más de cuatro o cinco noches, puede incluso que no necesites facturar una maleta extra y simplemente repartir el peso con la de mano.

 

  

 

Memorias Riolizing Brasil

Fátima González Carriles

29 de Noviembre de 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Húmeda. Húmeda y cálida. Caliente
. Con un madrugador sol radiante que sin crema arde como las brasas
que tan delicadamente componen su nombre: Brasas
-
Brasil.
El nombre del gran país sudamericano
viene de un árbol de color
rojizo muy abundante en las costas de
Sudamérica.
Cuando los exploradores portugueses lo vieron, lo llamaron
palo
-
brasil
porque parecía una
brasa
, por su tonalidad encarnada muy encendida. A partir de esta especie arbórea se obtenía un
producto de tintura
que se acabó exportando a gran escala, lo que hizo crecer la economía de la zona.
Dada su importancia, el país fue llamado finalmente Brasil.